Usos terapéuticos del aceite esencial de lavanda

Publicado por: Angel Salazar En: Root En: viernes, julio 2, 2021 Comentario: 0 Hits: 783

 

Por lo general, asociamos la lavanda a su aroma y color. Pero esta planta también nos ofrece múltiples beneficios para la salud. Especialmente, el aceite esencial que se extrae de su flor. A continuación, te mostramos algunos de sus usos terapéuticos.

Los beneficios de la lavanda

La lavanda o lavandula es una planta de la familia de las lamiáceas que se ha utilizado desde la antigüedad. De hecho, su primer uso se remonta hasta el antiguo Egipcio, donde el aceite de lavanda se utilizaba en el proceso de momificación. Con el paso del tiempo, el aceite esencial de lavanda se empezó a utilizar como aditivo en los baños. Sobre todo, en civilizaciones como la romana, la griega y la persa.

Y es que la lavanda, por sus propiedades relajantes, antiespasmódicas, analgésicas y antidepresivas,  se ha empleado desde hace mucho tiempo para tratar diferentes dolencias, tales como:

 

     La ansiedad.

     El insomnio.

     La depresión.

     El acné.

     Las cefaleas.

     El dolor de muelas.

     Las náuseas.

     Problemas digestivos.

     La pérdida del cabello.

Diferentes usos terapéuticos del aceite de lavanda

Se puede decir que el aceite de lavanda es multiusos, ya que se puede usar de distintas maneras, pero con un único fin. Promover la salud y el bienestar de las personas. Estos son los usos terapéuticos más utilizados del aceite de lavanda:

 

1.    Aromaterapia:  el aroma a lavanda se utiliza para favorecer la calma, reducir el estrés y la ansiedad. De hecho, el Instituto Nacional del Cáncer ha asegurado que el aroma a lavanda puede mejorar los efectos secundarios de la quimioterapia. Especialmente, aquellos que tienen que ver con el estado de ánimo. Por otro lado, está su uso para paliar los trastornos del sueño. Antiguamente se rellenaban las almohadas con flores de lavanda para luchar contra el insomnio. Hoy día, la aromaterapia logra aliviar el nerviosismo y la inquietud nocturna.

2.    Uso tópico: el aceite de lavanda también se puede aplicar de manera tópica para prevenir la caída del cabello o para el acné. Un estudio publicado en Archives of Dermatology afirma que algunas personas experimentaron la aparición de cabellos nuevos con la mezcla de aceite de lavanda con tomillo, romero y aceite de cedro aplicada en las zonas sin pelo.

3.    Uso interno: por último, las infusiones de lavanda son muy beneficiosas para paliar los dolores de estómago y mejorar las digestiones pesadas. La preparación de esta clase de infusión se realiza sumergiendo varias flores secas de lavanda 10 minutos en agua caliente sin hervir.

comentarios

Deje su comentario