¿Homeopatía para niños?

Publicado por: Angel Salazar En: HomeoBlog En: miércoles, julio 15, 2020 Comentario: 0 Hits: 779

Algunos padres recurren a las terapias homeopáticas porque les preocupa darles medicamentos a sus hijos. En Francia el 58% de las madres han utilizado la este tipo de medicación durante los últimos doce meses, en España el 33% de los niños reciben remedios homeopáticos. En ambos países se usan especialmente en niños para problemas de oído, nariz y garganta (infecciones de oído, dolor de dentición) y para afecciones respiratorias.

Hubo un tiempo en que los médicos homeópatas prescribían terapias homeopáticas de forma individual y tras la visita del paciente. Ahora, los productos homeopáticos están ampliamente disponibles en las farmacias. Esto hace que las personas se receten a sí mismos, o a sus hijos.

Aún así sigue habiendo muchos padres que tienen muchas preguntas sobre cómo funcionan estos productos y si son seguros.

Origen de la homeopatía

La homeopatía es un tipo de práctica médica que se estableció en en 1796 por Samuel Hahnemann. Propone que las dolencias se puedan curar tomando pequeñas cantidades de productos que, en grandes cantidades, causarían el mismo síntoma que está tratando. De hecho, la palabra homeopatía proviene de las palabras griegas: homoios = like, y pathos = sufrimiento. Por ejemplo:

- Si su hijo tiene dolores dentales y está agitado, nervioso, su tratamiento homeopático puede ser una cantidad muy diluida de una planta como la belladona, ésta se sabe que causa nerviosismo y agitación.


- Si su hijo tiene gastroenteritis se puede usar homeopáticamente colocynthis que es una planta que en realidad causa daños en la mucosa intestinal.


- Se puede administrar Nux vómica (estricnina) para la secreción nasal, estornudos y tos porque es un activador de las secreciones y a bajas diluciones las disminuye y activa el sistema nervioso central.

- Si el niño tiene tos flema, también se podría utilizar homeopáticamente aconitum, una planta que se sabe que causa un aumento de las secreciones.

La peculiaridad de la homeopatía y que Hahnemann pudo comprobar, es que, a mayores diluciones, es decir con menos principio o ingrediente activo presente, las propiedades del medicamento aumentaban, algo que a primera vista parecía contradictorio. Esto es porque el ingrediente activo, incluso si ya no está presente, deja una "memoria" en el líquido utilizado para diluirlo gracias a lo que se denomina “dinamización” (agitación rápida de la dilución con el fin de impregnar las propiedades del principio activo a toda la dilución). Es lo que se denomina medicina vibracional (Kinepharma blog, 17 Marzo 2015 ¿Qué es la medicina vibracional?), ya que lo que realmente curaría sería una frecuencia y no un químico o fármaco.

Los tratamientos homeopáticos se basan en productos de la naturaleza: plantas, animales o minerales. Las preparaciones homeopáticas pueden ser tabletas de lactosa, gránulos y glóbulos de sacarosa, líquidos, gotas o ungüentos y geles.

Como hemos ya indicado en las preparaciones homeopáticas, el ingrediente activo está tan diluido que el producto final contiene poco o nada de ese ingrediente activo. En la parte posterior de una preparación homeopática, los ingredientes activos no se enumeran en miligramos, se hace como un número y una letra, como 24D, 60D o 400D. Estos indican la dilución y viene a informarnos del porcentaje del principio activo en el medicamento.

Un ejemplo: en una preparación líquida con un ingrediente 6D, hay 0.000001 mililitros de ingrediente activo por cada mililitro de solución diluyente. Cuanto mayor sea el número, seguido de D, más diluido será el ingrediente. 24D es aproximadamente el punto donde no hay moléculas de ingrediente activo presentes.

¿Son efectivas las preparaciones homeopáticas?

La literatura médica estándar encuentra poca o ninguna evidencia de que la homeopatía funcione en absoluto. Los profesionales de la salud no homeopáticos generalmente creen que, si un producto es tan diluido que no contiene ningún ingrediente activo, no puede tener ningún efecto, excepto como un placebo (píldora de azúcar). No entienden que la curación pueda venir por el efecto vibratorio o energético de la preparación homeopática. ¿Pero por qué tiene tanto éxito?, ¿será que si funciona? y que hay que abrir la mente al concepto ya comentado de medicina vibracional.

¿Son seguras las preparaciones homeopáticas para los niños?

Los productos homeopáticos deben cumplir con ciertos estándares establecidos por las autoridades sanitarias. Algunos de los productos contenidos en medicamentos homeopáticos pueden ser bastante peligrosos tal y como se encuentran en la naturaleza o si son utilizados sin diluir adecuadamente. Por ejemplo la belladona, el aconitum, la hiedra venenosa y la estricnina mencionadas anteriormente, ya que son tóxicas. Otros ingredientes potencialmente peligrosos incluyen otras plantas venenosas, abejas trituradas y arsénico y otros metales pesados. Sin embargo, en la práctica, la homeopatía diluye el producto tanto que puede no haber ingredientes activos en absoluto en el producto final.

Debido a esta gran dilución, las marcas homeopáticas ampliamente disponibles generalmente se consideran no tóxicas. Esto es cierto para los remedios para la dentición, por ejemplo, incluso si se ingiere una gran cantidad de una vez.

Sin embargo, ha habido informes de preparaciones homeopáticas que causan efectos adversos.

También es posible que los productos no se hayan diluido correctamente, causando toxicidad. Varias personas perdieron su sentido del olfato después de usar un remedio para el resfriado que contenía zinc. También se han dado problemas en otros casos:

- Si el paciente puede que sea alérgico al ingrediente activo.
- Si el paciente presenta una reacción a los ingredientes utilizados para fabricar el producto.
- Si se han usado metales pesados. Estos nunca deben ser consumidos por un niño o cualquier otra persona, en cualquier dilución.

 

Hay que tener precaución si algunos productos homeopáticos para niños usan miel para diluir el ingrediente activo. La miel nunca debe administrarse a niños menores de 12 meses. También si se diluyen en alcohol ya que no serían adecuados para niños.

En cualquier caso, consulte a un profesional de la salud para obtener ayuda para tratar una enfermedad. Dar preparaciones homeopáticas podría causar un retraso en el tratamiento de una afección grave. Consulte al pediatra y al homeópata sobre remedios seguros para enfermedades o molestias de sus hijos. Conviene si se decide por estas terapias conservar de forma segura sus tubos homeopáticos en un estuche homeopático que esté solo al alcance solo de los padres.

comentarios

Deje su comentario