Cómo tratar contracturas musculares con homeopatía

Publicado por: Angel Salazar En: Root En: miércoles, febrero 5, 2020 Comentario: 0 Hits: 1844

El día a día está lleno de sobreesfuerzos que pueden poner a prueba nuestro cuerpo. Una de las dolencias más comunes son las contracturas musculares, especialmente las de espalda.

Estas inflamaciones musculares pueden llegar a ser muy dolorosas, impidiendo incluso el desarrollo de una vida normal. La homeopatía, en este caso, puede ser de gran ayuda a la hora de paliar tanto la inflamación como el dolor.

 Causas habituales de las contracturas musculares

A veces no somos conscientes de ello, pero nuestro cuerpo está sometido a un estrés diario. Esto nos puede llegar a producir pequeñas lesiones musculares a modo de contracturas que se pueden llegar a prolongar bastante en el tiempo. Sus principales causas son:

  • Las malas posturas que adquirimos cuando dormimos, tras viajes largos o simplemente al permanecer sentados en nuestro puesto de trabajo.
  • Los cambios de temperatura también son motivo para que los músculos de la espalda se puedan dañar.
  • Los sobreesfuerzos a la hora de practicar deporte, en el desarrollo de las tareas de casa o en trabajos que requieren el manejo de cargas pesadas.
  • El estrés es otra de las causas que producen contracturas musculares. Cuando una persona está tensa sus músculos se contraen pudiendo producir dolorosas inflamaciones a modo de contractura.

 

El papel de la homeopatía en el tratamiento de contracturas musculares

Antes de empezar con un tratamiento homeopático es importante averiguar si el paciente padece de ansiedad o estrés generalizado. Las contracturas musculares producidas por este motivo, se previenen con un tratamiento especializado para el estrés.

Asimismo, los pacientes con contracturas musculares puntuales son tratados con un aporte especial de minerales, tales como, el magnesio. Estos son algunas medicinas homeopáticas para tratar las contracturas musculares:

Sedatif PC: muy útil para paliar los efectos del estrés en el paciente, así como para reducir sus episodios de ansiedad. De esta manera, la contractura muscular por estrés se aborda desde el sistema nervioso del paciente para un mejor tratamiento fisioterapéutico del dolor.

Magnesium Duo: cuando pasamos por épocas de estrés, se suceden importantes pérdidas de minerales en el organismo. Los suplementos de magnesio nos ayudan al tratamiento y cura de las contracturas musculares, gracias también a su poder preventivo contra el nerviosismo.

Arnica montana: un medicamento homeopático especialmente indicado para el tratamiento del dolor muscular.

Cuprum metallicum: en el caso de contracturas musculares agudas se hace necesario este remedio homeopático. Su consumo reduce los espasmos, así como los calambres producidos por este tipo de lesión.

 

comentarios

Deje su comentario